La industria de la construcción sigue a través de la pandemia

Aug 7, 2020

A mediados de Marzo, cuando comenzó la pandemia del coronavirus, la economía en la región vio paralizada la industria de la construcción. Sin embargo hoy pareciera que esa área se vuelve a reactivar, principalmente con capital que proviene de otras ciudades. 

 

En Abril, el fundador de Jade Mountain Builders, Hans Doellgast, vio como todos sus proyectos quedaron en pausa. Luego de meses sin poder trabajar hay muestras de mejoría en la construcción. Doellgast confirma que hoy están recibiendo el doble de llamadas de potenciales clientes para poder construir una nueva casa en esta ciudad. 

 

“Sí, ha sido un poco desconcertante. Muchos de estos nuevos clientes vienen de lugares como Houston, New York, Portland, Seattle,” comenta Doellgast. 

Tanto empresas constructoras como oficinas de arquitectura han visto una mejoría en el negocio. La mayoría confirma que estos nuevos proyectos vienen de parejas o familias que deciden cambiarse de una ciudad más densa a un lugar con más calma y más naturaleza, siendo Asheville un lugar ideal para pasar la cuarentena en casa.

“Para todas estas personas su casa ya no era lo que era antes. Ahora es el lugar donde trabajan, hacen ejercicios y comparten más horas juntos como familia,” asegura Doellgast. “Hay una nueva percepción de lo que es el ‘hogar.’”

Según el Departamento de Construcción e Infraestructura de la ciudad de Asheville, el número de permisos de edificación ha sido mayor que el del año pasado, a pesar de la pandemia. A pesar de ver estos números como un buen indicador de la actividad económica, hay arquitectos locales que advierten que la ciudad debiera pensar en los efectos a largo plazo de esta nueva construcción, y que hay que tener en cuenta los impactos ambientales, sociales e incluso raciales. 

Rob Maddox, fundador de la oficina de arquitectura Shelter Collective, asegura que tenemos que adaptarnos a esta nueva forma de diseñar y pensar las ciudades.

“Estamos en un momento de nuestras vida donde tenemos que repensar el concepto de hogar, teniendo en cuenta las implicaciones medioambientales, culturales y políticas” afirma Maddox. 

Maddox también asegura que Shelter ha visto un aumento de clientes que vienen de otras ciudades con la intención de mudarse a Asheville. Muchas de estas personas tienen la opción de trabajar de manera remota y ya están cansadas de vivir en áreas muy densas y congestionadas, como Brooklyn o Miami.

“El dinero siempre se mueve más rápido que la necesidad de la comunidad,” comenta el arquitecto. “Tenemos que tener cuidado con nuestros recursos y aprender a administrarlos de mejor manera, ya que si no somos cautelosos vamos a ver un aumento en la explotación de recursos naturales y con eso tenemos que tener mucho cuidado”

Maddox asegura que la comunidad de Asheville debiera organizarse y aprovechar estas nuevas inversiones de capital foráneo para mejorar las opciones de equidad y un futuro más sustentable.

Traducido por Felipe Santander.