Grupos organizan para aumentar la participación de votantes inmigrantes

Oct 30, 2020

Votar en estas elecciones puede ser un proceso complicado para algunos, especialmente con la pandemia y todas las nuevas normas o órdenes locales. 

Para los nuevos ciudadanos norteamericanos, este proceso puede ser aún más complejo. Es por esta razón que varias organizaciones se están sumando a la campaña solidaria y está ayudando a aquellos que necesitan asistencia. 

Una de estas organizaciones es El Centro, ubicado en Hendersonville. Gabby Mendez es una de las coordinadoras y estas últimas semanas ella junto a un grupo de voluntarios han salido a la calle para ofrecer información sobre las elecciones. 

“Acá tenemos toda la información en español incluyendo las postulaciones y las indicaciones necesarias para que sepan por qué están votando” comenta Mendez a la salida de un centro de votación. “Hemos hecho todo lo que podemos. Hoy está un poco lento porque es sábado y muchos Hispanos están trabajando. Hacemos lo que más podemos”  

El Centro no se detiene. Del mismo modo en que voluntarios se ofrecen para salir a la calle a ayudar, también han podido enviar más de 3,000 tarjetas postales a potenciales votantes y latinos que sean elegibles para sufragar. Esta es una de las tantas muestras de servicios sociales en ayuda a la comunidad inmigrante. 

Otra organización sin fines de lucros, es Asian Americans Together, ubicado en la ciudad de Durham. Allí los voluntarios se han dedicado a traducir información sobre las elecciones a más de 6 idiomas, incluidos el vietnamés, chino, urdu y koreano. 

El Director de la organización, Ricky Leung, admite que a las distintas culturas y nacionalidades se unen en momentos complejos y desafiantes, como la diferencia de idiomas, especialmente con la pandemia. 

“Uno de nuestros socios cercanos es una organización que está ayudando a la comunidad latina. Nosotros hemos aprendido mucho de ellos, sin embargo sabemos que aún hay mucho por hacer para ayudar a las comunidades.” asegura Leung.

Leung comenta que lo más complejo ha sido poder hablar en persona con los miembros de la comunidad asiática. Recordó también que para las elecciones de 2016, más del 70% de los electores asiáticos nunca tuvo contacto con ningún partido político y que en general no sabían bien por quién estaban votando. Desde la organización NCAAT (por sus siglas en inglés) esperan que este año la situación mejore ya que están conscientes que con los más de 200,000 electores asiáticos, pueden definir el curso de las elecciones. 

Leung co-fundó la organización en el año 2014, con la esperanza de poder ayudar a los inmigrantes asiáticos y poder asistirlos con su voto. 

“Crecí en Carolina del Norte y me di cuenta que nadie se estaba acercando a estas comunidades. Desde que comenzamos nuestro proyecto, nos hemos dedicado a llamar a la gente por teléfono, ir de puerta en puerta entregando información y asistiendo a eventos y festivales para poder educar a la gente” comenta Leung. 

Gunther Peck, profesor de historia y política pública de la Universidad de Duke, asegura que los nuevos ciudadanos inmigrantes tienen más dificultades para votar. 

Peck y sus alumnos pasan horas manejando por diversos condados para contactar a los inmigrantes y enseñarles sobre sus derechos. Todo de manera bilingüe. “Esto es un trabajo en equipo entre los estudiantes y los ciudadanos; y es una oportunidad para aprender sobre sus derechos electorales” comenta Peck. 

Una de las directoras del mismo programa, Lalita Kaligotla, comparte una perspectiva desde su país originario. “En India, en donde crecí, los centros de votaciones no pueden estar más lejos que dos kilómetros que cualquier vivienda. La gente tiene que tener acceso a votar.” comenta Kaligotla. 

Acá en Estados Unidos ya se están viendo algunos cambios para ayudar a los inmigrantes. En California por ejemplo, los votos están traducidos a varios idiomas. 

Kaligotla comenta que no sólo se trata de una barrera de idioma o de accesibilidad, también hay una barrera emocional. Muchos ciudadanos Latinx e Hispanos prefieren no votar por el miedo a exponer algún miembro de su familia que esté indocumentado. 

“Muchos inmigrantes se sienten desconectados de la democracia y del proceso de votación. Se sienten ajenos. Si no ven a alguien como ellos en los altos cargos entonces no se sienten identificados y baja la tasa de electores que va a sufragar” comenta Kaligotla. 

Por eso, según la directora, parte fundamental de la ecuación es la participación de inmigrantes como candidatos para que se refleje la diversidad demográfica.

Traducido por Felipe Santander.